lunes, noviembre 20, 2006

“Aquila non capit muscas”: El águila no caza moscas


No respetar las leyes del juego…para ser más

¿Por qué la gente necesita que le digan lo que tiene que hacer? La mayoría de las personas no son capaces de actuar solos. Si se trata de conocimientos éste se encuentra en abundancia en Internet. Pero no. Buscan que alguien les diga lo que tienen que hacer o aprender. ¿Por qué un chileno no es capaz de realizar sus propios descubrimientos o elaborar nuevas teorías? Existen algunos que lo hacen y, obviamente, se destacan. Pero son tan pocos.

Aparece cualquier profesional extranjero que se dice “gurú”, de alguna dudosa especialidad, y todos corren con la boca abierta a escucharlo. Hay que aprender a ser protagonista de la película y no un oscuro espectador.

En esta sociedad nos encontramos con exagerada modestia en el hablar, mucha prudencia en cada cosa que se hace, siempre andando con pies de plomo o callándose la boca para no herir a otros. Gente sin juicio propio, gente del montón que tiene miedo a equivocarse y que sólo se limita a repetir clichés. Mediocridad latente y manifiesta.

Una sociedad emerge por la actitud de las personas que la componen. Ningún país crece cuando esta lleno de patanes, incompetentes y deshonestos que viven de pactos, contubernios y tapaderas. Con vivir aislados en una burbuja pandillera reaccionaria, egoísta, estrecha de mente, aferrada al poder y los privilegios no se alcanza el desarrollo.

Poco sirven las largas disquisiciones, los peros y los comités. La meta es ser personas que se atrevan y que muestren sus potencialidades. Que deseen el éxito con pasión, que tengan hambre de ser más. Salirse del montón con iniciativa propia y tenacidad en lograr los objetivos. Desarrollar una personalidad fuerte para ser perseverantes en todo.

La actitud y la pasión deben llenar la vida. El esfuerzo y la perseverancia son la base para lograr el éxito: estudio, trabajo fuerte, sudor y práctica por sobre los dones. “Nadie nace siendo grande”, dice Geoffrey Calvin, editor de Fortune.

El sicólogo Joseph Renzulli de la Universidad de Connecticut menciona tres elementos que garantizan el éxito: compromiso para cumplir las metas (perserverancia y trabajo duro para competir consigo mismo), creatividad (ver lo que otros no ven) y un cierto nivel de capacidad. No distraerse en pequeñeces.

El emprendimiento surge en el habiloso, el dueño de su mismo, el que se atreve a existir y correr el riesgo de molestar al no opinar lo mismo que todos. Prender el fuego debe ser la consigna de su vida. Y no es fácil en esta sociedad chilena cuando el talento y la inteligencia se deben desplegar sin miedo, con gran confianza en si mismos y mucha asertividad.

El aguila no caza moscas. Busca la presa grande. El águila vuela sola y no anda en grupos como las gallinas. Tiene sus propias reglas del juego.

7 comentarios:

Då®th Pëgå$ø Nåzgü£ † ™ dijo...

ese ultimo parrafo sencillamente genial

me lleno como ing. comercial ke comienza su carrera

oiga un blogger necesita nuestra ayuda!!

informese please http://achib.blogspot.com

muchas gracias desde ya

nos leemos

Herman Bustos P. dijo...

Gracias por tus comentarios.
Saludos

Anónimo dijo...

Desconocía su existencia, pero a partir de hoy, su blog será una cita habitual en mi agenda. Una entrada muy interesante.
Un saludo
Erica Relloso, Spain.

Herman Bustos dijo...

Erica:
Agradecido por leerme. Saludos.
Herman

legion dijo...

Saludos de un aguila que pelea todos los dias contra la prepotencia de los que obstentan el poder.

Anónimo dijo...

Hola me tome la libertad de subir el blog a mi face, agradecido con tan sabias palabras

Anónimo dijo...

Hola me tome la libertad de subir el blog a mi face, agradecido con tan sabias palabras